Pero la hora viene, y la hora es,…

San Juan 4: 23-32   Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca a tales que le adoren.

Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad.

Le dijo la mujer: —Sé que viene el Mesías—que es llamado el Cristo—. Cuando El venga, nos declarará todas las cosas.

Jesús le dijo: —Yo soy, el que habla contigo.

En este momento llegaron sus discípulos y se asombraban de que hablara con una mujer; no obstante, ninguno dijo: “¿Qué buscas?” o “¿Qué hablas con ella?”

Jesùs y la mujer Samaritana

Entonces la mujer dejó su cántaro, se fue a la ciudad y dijo a los hombres:

—¡Venid! Ved un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿Será posible que éste sea el Cristo?

Entonces salieron de la ciudad y fueron hacia él.

Mientras tanto, los discípulos le rogaban diciendo: —Rabí, come.

Pero les dijo: —Yo tengo una comida para comer que vosotros no sabéis…

….

San Juan 4: 39-42  Muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en El a causa de la palabra de la mujer que daba testimonio diciendo: “Me dijo todo lo que he hecho.”

Entonces, cuando los samaritanos vinieron a El, rogándole que se quedase con ellos, se quedó allí dos días.

Y muchos más creyeron a causa de su palabra.

Ellos decían a la mujer: —Ya no creemos a causa de la palabra tuya, porque nosotros mismos hemos oído y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.

 Jesús y la mujer Samaritana. San Juan 4: 3- 42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s